En contra de lo que la mayoría de gente cree, la ayuda profesional en la terapia de pareja no está destinada únicamente a mantener parejas unidas, sino que trabaja por la felicidad individual. Y quien establece qué le hace feliz no es más que uno mismo.

La terapia de pareja es para todos y los objetivos los marcas tú, los marcáis vosotros.

Parejas con problemas generales que se traducen en una relación insatisfactoria.

Muchas parejas pasan por momentos complicados que desestabilizan la relación. Surgen problemas de adaptación y falta de empatía lo que aumenta las interacciones negativas.

En Arousal os escuchamos y detectaremos la causa o causas de las dificultades para trabajar juntos por vuestra relación.

Parejas con dificultades puntuales que están dañando su día a día.

El estrés, las pequeñas crisis personales y profesionales, la rutina… pueden causar pequeños roces en el seno de la pareja que amenacen con romper el clima de estabilidad de esta.

Es importante saber detectar cuándo y por qué nuestras acciones o pensamientos influyen en la relación de manera negativa.

Parejas sin dificultades que desean fortalecer su vínculo de manera saludable.

La pareja es como una planta a la que hay que regar cada día y poner al sol para que luzca espléndida. Siempre hay algo que podemos hacer para que crezca más fuerte y sana y de flores con más olor.

Aunque lo ideal es contar con la presencia de ambos miembros de la pareja es posible realizar la terapia de de forma individual en la que, como es lógico, nos faltará mucha información, pero trabajaremos para lograr los objetivos más superficiales esperando que, a raíz de la mejora de la relación, la otra parte se anime a participar para poder ahondar en la terapia, los objetivos y el bienestar.